La historia de la Guerra Civil en Tardienta es la historia de la posición Santa Quiteria, uno de los objetivos más disputados por ambos bandos dada su ubicación, de importancia extraordinaria en el escenario de operaciones aragonés. En poder de la milicias y ejército de la República desde el inicio de la guerra, la ermita y las lomas del entorno fueron tomadas por las tropas sublevadas el 19 de octubre de 1936, y a pesar de los varios intentos republicanos por reconquistar la cota con enormes pérdidas humanas y materiales, nada se pudo hacer, llevando la línea del frente hasta el acueducto, en construcción, del canal de Monegros.

Santa Quiteria



Vista aérea de la ermita de Santa Quiteria y posición defensiva avanzada. Fotografía Francisco Cano Biosca, Zaragoza
Vista del observatorio y las defensas de Santa Quiteria desde la ladera sur. Colección Comarca de los Monegros
Aljibe, en primer término, y observatorio-pozo de tirador dominando la posición. Colección Comarca de los Monegros
Pozo de tirador y observatorio rehabilitado en la posición Santa Quiteria. Colección Comarca de los Monegros
Ramales de comunicación y ermita al fondo. Colección Comarca de los Monegros

Privilegiado observatorio

La ermita de Santa Quiteria (533 m) constituye un enclave de indiscutible relevancia geoestratégica en la conformación del frente aragonés.

La disputada posición de Santa Quiteria y la amplia meseta en la que se asienta -loma del Centro, loma Larga, Valdelayeto…- en las estribaciones al norte de la Sierra de Alcubierre, protagonizan algunas de las páginas más sobrecogedoras de la contienda, desde el inicio mismo de la guerra y hasta el avance franquista en dirección al Mediterráneo. Su dominio proporcionaba un privilegiado observatorio y un inmejorable escenario tanto en defensa como en la planificación del ataque.

Desde este punto puede observarse, y en su caso mantener un estricto control militar sobre:

  • Norte: La carretera de Zaragoza a Huesca y la amplia llanura hasta la localidad de Almudévar, en poder del ejército insurgente durante toda la contienda.
  • Norte y Este: La vía del ferrocarril que enlaza la ciudad de Huesca -sitiada y con una angosta salida en dirección a Alerre y Ayerbe-, con Zaragoza.
  • Este: Tardienta, donde destacan como objetivos la estación de ferrocarril y el acueducto. La localidad de Tardienta permaneció del lado del ejército leal hasta la caída del frente de Aragón.
  • Oeste: El Vedado de Zuera y Zaragoza, la ansiada capital aragonesa, enclave necesario para poner en relación los frentes republicanos del Cantábrico y el Mediterráneo.

Así las cosas, dominar Santa Quiteria con el sólido observatorio y posición de tiro que corona la loma, al igual que la supremacía en las alturas fortificadas del entorno, se convertía en una cuestión casi de supervivencia para ambos bandos contendientes.

El trabajo de rehabilitación emprendido se ha centrado en la recuperación del pozo-observatorio construido con materiales pétreos del terreno, y en la excavación de un asentamiento defensivo dotándolo de los elementos que le son comunes: ramales de comunicación, pozos sencillo y doble de tirador, asentamientos de lanzagranadas y ametralladora ligera, así como abrigo ligero que servía para el mando y el posible almacenaje de pertrechos diversos.

Santa Quiteria. Cómo llegar: En el entorno del acueducto, próximo al centro de la localidad de Tardienta, tomar la dirección del Barrio Espada, continuar por la carretera durante 3 km y luego por la pista señalada, en buen estado, otros 2 km.


Ramales de comunicación o trincheras en la ladera sureste de Santa Quiteria. Colección Comarca de los Monegros
La localidad de Almudévar, al fondo, vista desde la aspillera de un pozo de tirador. Colección Comarca de los Monegros
Entrada del abrigo ligero habilitado para el mando o el almacenaje de pertrechos. Colección Comarca de los Monegros
Vista aérea de la posición de Valdelayeto, complemento defensivo de la posición Santa Quiteria. Fotografía Francisco Cano Biosca, Zaragoza






La posición geoestratégica de Santa Quiteria es inmejorable en la línea del frente. Fotografía Francisco Cano Biosca, Zaragoza
La aviación franquista ensayó un mortífero sistema de ataque denominado «cadenas». Colección particular, Huesca
Los bombardeos sobre las poblaciones de Monegros fueron intensos y destructivos. Colección particular, Huesca

Un objetivo muy disputado

Tanto en Almudévar como en Tardienta, la Guardia Civil declaró el Estado de guerra el 19 de julio de 1936, sumándose de este modo a las tropas sublevadas en África y que en Zaragoza y Huesca habían logrado imponerse por la fuerza de las armas. El golpe de Estado prosperó en Almudévar, no así en Tardienta, importantísimo nudo de comunicaciones y localidad en la que la presencia de centenares de obreros que trabajaban en la construcción del canal de Los Monegros, propiciaba un ambiente de compromiso sindicalista y militancia en los partidos de izquierda.

El dominio republicano sobre Tardienta y la ermita de Santa Quiteria se mantuvo a todo trance hasta el 19 de octubre de 1936, cuando las tropas sublevadas -Tercio del Pilar, Falange, Mehal-la de Tetuán, Regimiento de Cazadores de Castillejos...- lograron arrebatar la ya emblemática altura a los soldados del PSUC, encuadrados en la columna «Carlos Marx», que gobernaba la estratégica cota junto a las lomas exteriores, y tenía cuartel general en la población monegrina. El número de bajas por ambos bandos fue extraordinario.

El 11 de abril de 1937, en un golpe sorpresa que también habría de costar muchas vidas, las tropas leales al Gobierno toman nuevamente Santa Quiteria en un ataque realizado de madrugada, sin embargo la superioridad sobre el enemigo se mantuvo pocas horas, ya que el día 13 las fuerzas mandadas por el comandante Amado, jefe del Tercio «Sanjurjo», reconquistan la ermita que ya no perderían, a pesar de los continuos hostigamientos, en ningún otro momento de la prolongada contienda.

Las cadenas

La aviación franquista ensayó con éxito en esta cota un nuevo sistema de ataque a las posiciones en tierra al que se dio el nombre de «cadenas». Este mortífero procedimiento consiste en el bombardeo de la zona determinada para el ataque y después el ametrallamiento sucesivo de todos los aviones que componen cada una de las escuadrillas, formando un círculo que sólo se rompe cuando se agota la munición.

El terrible carrusel costó más de 400 vidas entre los defensores republicanos de Santa Quiteria el 13 de abril de 1937.


Estado de la ermita de Santa Quiteria al finalizar la contienda. 5º Cuerpo de Ejército. Junta Recaudatoria Civil de Zaragoza
Estado del interior de la ermita de Santa Quiteria al finalizar la contienda. 5º Cuerpo de Ejército. Junta Recaudatoria Civil de Zaragoza
Defensa de Tardienta bajo el canal de Monegros. Colección particular, Huesca
Línea de defensa de Tardienta bajo el canal, en proceso de construcción. Colección particular, Huesca

contacto